Tag Archive vida sana

PorDavid Poves

El sedentarismo y la vida actual, por David Poves

En este artículo vamos a tratar lo que supone el sedentarismo en la sociedad y los riesgos que conlleva.

El sedentarismo en la sociedad actual es el estilo de vida en el que confluyen varios factores que son, la falta de ejercicio físico, aumento de peso (obesidad) por esta inactividad y malos hábitos en las comidas que nos puede llevar a posibles problemas vasculares. Todos estos problemas vienen ocasionados por el estilo de vida que nos está imponiendo la sociedad moderna hoy en día, sobre todo en las grandes ciudades.

En estas últimas décadas, con la llegada de las nuevas tecnologías, donde a día de hoy raro es el hogar que no dispone de algún dispositivo (ordenador, tableta, teléfono inteligente, videoconsola,….), genera esta necesidad de ellas y el “abandonar” el estilo de vida saludable, donde cada vez en la sociedad va siendo mayor la falta de actividad física, sobre todo en edades tempranas, donde la obesidad infantil está siendo una pandemia en nuestra sociedad.

Dentro de los riesgos que nos puede llevar el sedentarismo nos aparece:

– La propensión a la obesidad, pues ingerimos más calorías de las que realmente consumimos.

– Aumento del colesterol en el cuerpo con los posibles riesgos que conlleva a nivel de arterias y venas y en el torrente sanguíneo y riesgo de enfermedades cardiovasculares.

– Aumento de la grasa corporal y pérdida de masa ósea y muscular, lo que nos a llevar a tener más posibilidades de tener lesiones.

– Fatiga ante cualquier esfuerzo de la vida cotidiana que se realice (andar a comprar el pan, subir las escaleras, dar una pequeña carrera para coger el autobús….)

Generalmente, la persona sedentaria no reconoce que lo es hasta el momento que tiene un problema de salud asociado a esta falta de movimiento. La forma de evitar este sedentarismo, es fácil, sobre todo desde el punto de vista de la salud, que conllevaría desde el tener unos hábitos saludables a la hora de la alimentación, evitando la ingesta de grasas saturadas y no tomar más calorías de las que vamos a consumir, programarse la realización de actividad física, al menos, una hora diaria, cambiar una serie actitudes cotidianas que hemos adoptado, como el ir en coche a dos manzanas de casa, usar el ascensor por costumbre. De manera institucional, una forma de evitarlo, sería fomentando programas de promoción del deporte y de alimentación sana.

Dentro de estos programas de actividad física, lo más adecuado es que sean programados y supervisados por un profesional en actividad física y salud.