Monthly Archive enero 2018

PorEsther De Pablo

La Osteopatía Pediátrica, por Esther De Pablo

No dista mucho de la osteopatía en adultos, se sigue tratando al paciente como un todo, aunque no se realizan técnicas de thrust.

Requiere conocer las fases del parto y los tipos de presentación del feto, que podrán ser el origen de algunos problemas que aparecen en el neonato.

Las patologías más tratadas son las siguientes:

  1. Plagiocefalia:

Es la deformidad asimétrica de la cabeza ocasionada por una presión constante ejercida en una misma región, tanto dentro como fuera del útero.

Su tratamiento consiste en devolver al hueso su forma normal. Si la deformidad es leve se puede tratar sólo con cambios posturales realizados por los padres, pero si es grave habrá que combinar el tratamiento osteopático con un casco craneal.

El osteópata conoce las fases de osificación de los huesos del cráneo y, ejerciendo ligeras presiones en determinados puntos va liberando las suturas solapadas y moldeando las partes del hueso más planas y las más prominentes, hasta conseguir su forma natural gracias a que las suturas todavía no están cerradas y el bebé sigue teniendo fontanelas.

  1. Otitis:

Es más frecuente en bebés a causa de su anatomía craneal, porque la trompa de Eustaquio es más corta y más horizontal y por tanto le cuesta drenar el acúmulo de líquido.

El tratamiento osteopático consiste en liberar todas las suturas que rodean al oído y bombear la trompa para facilitar su drenaje.

  1. Tortícolis congénita:

Es la inclinación lateral y rotación hacia el lado contrario de la cabeza debido a un acortamiento y fibrosis del músculo esternocleidomastoideo.

Se puede asociar a fractura de clavícula, displasia de cadera o pie zambo.

Responde muy bien al tratamiento fisioterápico y con osteopatía se corrigen las consecuencias que genera esta postura mantenida en el cráneo (como la plagiocefalia).

  1. Cólicos del lactante:

Es una alteración en la función del sistema digestivo, que puede ir  acompañado de reflujo gastroesofágico y es más frecuente en prematuros.

Se manifiesta con llanto del bebé minutos después de la toma especialmente a partir de las 7 u 8 de la tarde.

Se trata a nivel visceral inhibiendo la tensión del sistema digestivo y a nivel craneal se libera la salida del par X (que inerva casi todo este sistema).

PorNuria Arrabal

El estudio biomecánico de la pisada, por Nuria Arrabal

Consiste en analizar el pie tanto en posición estática (simplemente estando parados de pie) como en movimiento (andando), y analizar cómo este movimiento afecta a otras parte del cuerpo (rodilla, cadera y  espalda). Por lo tanto, este estudio está encaminado a evitar o reducir ciertos problemas médicos, como pueden ser  esguinces,  tendinitis, sobrecargas musculares, basculaciones pélvicas, etcétera. 

El estudio biomecánico cuenta con diferentes fases que completarán el análisis global de la pisada. En primer lugar, el especialista hace una exploración articular y muscular con el paciente tumbado en la camilla, con el objetivo de ver cómo es el estado físico del paciente. Después se emplea una plataforma de presiones en la que se realizará un doble trabajo: 

  • Análisis estático de la postura y de la huella del pie. El paciente permanecerá de pie durante unos segundos encima de una plataforma que está conectada a un ordenador. Dicha plataforma hará un escaneado y lectura del pie y mandará la imagen a una pantalla de ordenador donde podrá ser estudiada por el especialista. Así se conocerá también el reparto del peso del cuerpo en cada uno de los pies cuando se está en esa postura.  

   

  • Análisis dinámico de la postura y de la huella del pie. El paciente deberá caminar  encima de la plataforma de presiones. Toda la información será registrada de nuevo por el ordenador. 

 

 

Con esta información, el podólogo podrá dar un diagnóstico a cada paciente y personalizar así el tratamiento, ya sea recomendando rehabilitación, ejercicios, plantillas ortopédicas a medida… 

¿Qué son las plantillas ortopédicas? 

Las plantillas ortopédicas, denominadas también  ortesis plantares, se emplean con el fin de corregir o aliviar  determinada s afecciones o deformidades del pie, para mejorar la calidad de vida y caminar sin molestias. Y es que los problemas podológicos no solo afectan a los pies, sino que  también  pueden repercutir indirectamente, de forma negativa, en articulaciones como los tobillos rodillas, cadera… 

 

No todas las personas que se realizan un estudio biomecánico de la pisada van a necesitar el uso de unas plantillas, pero sí que dicho estudio va a proporcionar al podólogo los datos necesarios para confeccionar una plantilla totalmente a medida y que se ajuste a las necesidades de cada paciente. 

PorDavid Poves

El sedentarismo y la vida actual, por David Poves

En este artículo vamos a tratar lo que supone el sedentarismo en la sociedad y los riesgos que conlleva.

El sedentarismo en la sociedad actual es el estilo de vida en el que confluyen varios factores que son, la falta de ejercicio físico, aumento de peso (obesidad) por esta inactividad y malos hábitos en las comidas que nos puede llevar a posibles problemas vasculares. Todos estos problemas vienen ocasionados por el estilo de vida que nos está imponiendo la sociedad moderna hoy en día, sobre todo en las grandes ciudades.

En estas últimas décadas, con la llegada de las nuevas tecnologías, donde a día de hoy raro es el hogar que no dispone de algún dispositivo (ordenador, tableta, teléfono inteligente, videoconsola,….), genera esta necesidad de ellas y el “abandonar” el estilo de vida saludable, donde cada vez en la sociedad va siendo mayor la falta de actividad física, sobre todo en edades tempranas, donde la obesidad infantil está siendo una pandemia en nuestra sociedad.

Dentro de los riesgos que nos puede llevar el sedentarismo nos aparece:

– La propensión a la obesidad, pues ingerimos más calorías de las que realmente consumimos.

– Aumento del colesterol en el cuerpo con los posibles riesgos que conlleva a nivel de arterias y venas y en el torrente sanguíneo y riesgo de enfermedades cardiovasculares.

– Aumento de la grasa corporal y pérdida de masa ósea y muscular, lo que nos a llevar a tener más posibilidades de tener lesiones.

– Fatiga ante cualquier esfuerzo de la vida cotidiana que se realice (andar a comprar el pan, subir las escaleras, dar una pequeña carrera para coger el autobús….)

Generalmente, la persona sedentaria no reconoce que lo es hasta el momento que tiene un problema de salud asociado a esta falta de movimiento. La forma de evitar este sedentarismo, es fácil, sobre todo desde el punto de vista de la salud, que conllevaría desde el tener unos hábitos saludables a la hora de la alimentación, evitando la ingesta de grasas saturadas y no tomar más calorías de las que vamos a consumir, programarse la realización de actividad física, al menos, una hora diaria, cambiar una serie actitudes cotidianas que hemos adoptado, como el ir en coche a dos manzanas de casa, usar el ascensor por costumbre. De manera institucional, una forma de evitarlo, sería fomentando programas de promoción del deporte y de alimentación sana.

Dentro de estos programas de actividad física, lo más adecuado es que sean programados y supervisados por un profesional en actividad física y salud.